Pasar al contenido principal

SECRETARÍA DE PRENSA
a/c Rectorado

Rodríguez Peña 752, C1023AAB
Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Tel. (+54-11) 6074-0522, ints. 2499 / 2444.
(Desde la izquierda) Micaela Miatello y Lucila Carbonell tienen 28 años y son psicólogas graduadas en la Universidad del Salvador (USAL). Una semana después de que se decretara la cuarentena total crearon un perfil en Instagram para brindar asesoramiento de manera voluntaria.

Poner la profesión al servicio de la solidaridad

Micaela Miatello y Lucila Carbonell, graduadas de la Facultad de Psicología y Psicopedagogía de la Universidad del Salvador, crearon un perfil en la red social Instagram con el objetivo de brindar asesoramiento gratuito. Bajo el lema: “La salud mental también es importante”, llevan realizadas más de 300 consultas. 

En una conversación online con la Secretaría de Prensa contaron que su elección para estudiar en la USAL, en principio, fue por recomendación de otras personas que ya habían hecho carrera en la Facultad, y por otro lado, porque, al ver el programa de estudio pudieron ver que es una carrera que ofrece diferentes puntos de vista dentro de la Psicología. “Esto lo pudimos constatar habiendo realizado la Licenciatura allí, nos dio una apertura a las diferentes escuelas que, hoy nos permite, como profesionales de la salud mental, tener la posibilidad de elección (que es tan importante) y, además, contar con diversas herramientas”. 

Remarcaron que para ellas “la USAL ha sido nuestro segundo hogar a lo largo de los años de carrera. Es un lugar donde hemos desarrollado el, tan importante, sentimiento de pertenencia. Hemos conocido a personas que hoy o son colegas con los que contamos, o incluso a nuestras mejores amigas. Es más humana quizás la valoración que tenemos por la USAL. Es el lugar que ha logrado que nos quedemos, que nos resulten interesantes las propuestas y los profesores a los que fuimos eligiendo año a año, cuatrimestre a cuatrimestre. Es verdaderamente notable para nosotras que sea un espacio que logró la permanencia en el tiempo. Acá estamos una vez más, de hecho.

Ahora, nosotras somos dos psicólogas, recibidas en la Universidad del Salvador, de la camada del 2018. En ese año pensamos qué más podíamos hacer y decidimos hacer un Posgrado, a mitad del 2019 quisimos pensar más alternativas para nuestra vida profesional, y volvimos a pensar qué podíamos hacer. Allí surgió la idea, que luego llevamos a cabo, de comenzar un curso preparatorio para dar el examen de Residencia que nos habilitaría, de irnos bien, poder trabajar en el sistema público sanitario. Este examen tenía lugar y fecha, iba a darse el 21 de abril de este año, pero, como todos sabemos, en marzo entramos en este Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio. Luego de haber superado la frustración de no haber podido rendir dicho examen, volvimos a preguntarnos "y ahora qué podemos hacer?". Así es que surgió “Redes.psi”, que es un espacio para apoyar, escuchar y orientar a las personas que por la cuarentena se sientan afectados. No es un espacio de apertura o inicio de tratamiento psicológico, sino que la idea y lo que vamos realizando como voluntariado es una contención social”. 

La gente puede contactarse por mensaje privado en Instagram @redes.psi como por mail a redes.psic@gmail.com, solicitan que al momento de consultar envíen sus datos (nombre, apellido, lugar de residencia, edad y motivo de consulta). Evalúan si es una emergencia sanitaria, resultado de esta cuarentena y brindan apoyo, escucha y orientación a la misma. “Esto quiere decir que, intentamos en ese contacto esporádico brindarle a la persona consultante diversas herramientas para afrontar esta situación. Parte de la labor es saber que no todo es posible de ser atendido por estos medios, que no todas las demandas pueden responderse y que, muchas veces, puede suceder que la problemática planteada excede nuestro campo de trabajo. Por esta razón, orientar también significa derivar a guardias hospitalarias o brindar los teléfonos que el país tiene para atender en este momento de aislamiento. Para poder lograr una derivación a hospital o telefónica nacional contamos con "recurseros", que son planillas con las guardias habilitadas hoy en diferentes lugares del país o zonas y, además, tenemos los teléfonos a los que pueden recurrir aquellos que necesiten”.

Las consultas que se les presentan a diario son de un espectro muy amplio pero, las más frecuentes son aquellas que tienen que ver con el aumento de la ansiedad y la angustia. Consultan porque la misma ansiedad crece sin poder frenarla y no encuentran, quizás, en ese momento, una solución posible a esta nueva respuesta emocional o fisiológica. Por eso es que, explican qué es la ansiedad, la angustia, brindan herramientas, como por ejemplo, la meditación, que logra, a través del control de la respiración y la focalización en ese acto, el relajar al cuerpo y calmar la mente. 

“A su vez, siempre hacemos el hincapié en que la salud mental es súper importante, que separar mente del cuerpo no es algo que nos beneficie, es tan necesario tener un cuidado físico-orgánico, como un cuidado mental. 

Redes Psi nos cambió la vida en muchísimos aspectos, por supuesto que el principal es en términos aprendizaje. De cada contacto, de cada encuentro con el otro, aprendemos algo nuevo. En nosotras mismas también hemos notado cambios en el transcurso de la cuarentena. Por ejemplo, los límites que hay que poner, la comprensión de que no podemos atender todo, que no todo es demanda de emergencia sanitaria. Trabajar el interior para siempre poder establecer esa distancia necesaria, donde se entienda que el otro es el otro y yo soy yo. Además, comprendimos en la práctica que el saber lo tiene el que consulta, que uno obra de oído y presta psiquismo pero, siempre el saber está del lado del consultante. Es un trabajo de artesanos, en el cual elaboramos la urgencia de a dos”. 

Para finalizar la entrevista en base a la experiencia como parte de la USAL le dejaron un mensaje a nuestra Comunidad de algo de lo que aprendieron en este paréntesis mundial a causa de una pandemia. “Hemos comprendido que, verdaderamente, en muchas de las situaciones negativas, hay una oportunidad para poder tomar y hacer de eso algo positivo. Siempre hay una opción. También que está bueno animarse, como diría mi psicóloga, salir al campo y a partir de allí, teorizar. Por otro lado, es importante siempre tener en cuenta la responsabilidad del lugar en el que el que consulta nos pone. Y que al final lo que hay que tener son ganas y empatía. Para todo lo demás tenemos la teoría con la que nos formamos en la Facultad y esa teoría que estudiamos en el transcurso de los años, han modificado hasta nuestro sentido común, por eso está bueno saber que podemos animarnos. Tenemos con qué”.

Compartir: