Pasar al contenido principal

Alumna del traductorado científico-literario en inglés nos cuenta sobre su intercambio en el Reino Unido

Tania Oblak, reciente graduada del Traductorado Científico-Literario en Inglés, realizó un intercambio durante su último semestre como alumna regular de la USAL en la Universidad de Chester, Reino Unido, a través de la Dirección de Cooperación Internacional (DCI). A su regreso, nos contó su experiencia:

Soy traductora científico-literaria en inglés recién graduada de la USAL. Entre enero y junio de 2019 realicé un intercambio a través de ISEP en la University of Chester en Inglaterra, donde pude elegir materias que no habían formado parte del plan del plan de estudios de mi carrera, pero que enriquecieron mi formación académica. El contenido de las materias que cursé era variado: literatura, periodismo, psicología.

Además del ámbito académico, el inglés fue mi medio de comunicación con la mayor parte de mi entorno. Chester se encuentra en el norte de Inglaterra. Durante las primeras semanas tuve que acostumbrarme al acento de la zona y a los diferentes acentos regionales de estudiantes y docentes de diversas partes del Reino Unido. Fue muy enriquecedor poder notar las diferencias en la pronunciación y en el vocabulario. Después de unos meses, ya me sentía más capaz de reconocer de dónde era la persona con la que hablaba. De más está decir que no aprendí sólo sobre el país en el que vivía, sino sobre países de todo el mundo, a través de estudiantes de intercambio.

Vivía en un alojamiento de la universidad con siete otras estudiantes de intercambio. El ambiente de la universidad fue muy acogedor y los profesores fueron muy amables. En el campus, además de los edificios donde se cursan materias, hay una biblioteca enorme con muchos espacios para estudiar, realizar trabajos grupales, leer, comer. Además, hay muchos espacios para practicar deportes. La universidad ofrece muchas actividades extracurriculares para los estudiantes, desde deportes hasta societies de todo tipo. Yo me uní a la Cathsoc (Catholic Society), que organiza paseos y encuentros.

Cursé cinco materias de lunes a jueves. El viernes era mi día libre, así que aprovechamos bastantes fines de semana y semanas de vacaciones para pasear y conocer diferentes ciudades del Reino Unido y también de Irlanda.

Creo que el intercambio es una experiencia inigualable. Más allá de los beneficios que aporta para el desarrollo académico y profesional, resalto su importancia para el crecimiento personal. Aunque al volver a casa no me sentí diferente, sé que de a poco, en cinco meses cambié bastante y que volví llena de nuevos aprendizajes. De la experiencia se aprende mucho y estoy muy agradecida de haber podido aprovechar esta oportunidad. Estoy convencida de que siempre voy a atesorar todo lo valioso que aprendí en este intercambio”.
 

Compartir: