Pasar al contenido principal

Videoconferencia con las Naciones Unidas (ONU)

El viernes 25 de octubre se llevó a cabo una videoconferencia sobre el examen y las posibilidades laborales del “Servicio de Traducción al Español de las Naciones Unidas en Nueva York”, como iniciativa de la nueva coordinadora de las tareas de divulgación, Sabela Avión Martínez, con la coordinación local de la Directora de la Escuela de Lenguas Modernas, Paula Ortiz; y la Prosecretaria Académica, Verónica Repetti, en el marco del “Ciclo de Traducción e Interpretación”, que abarca temáticas específicas de las carreras que se dictan en la Escuela, vinculadas a la Traducción y la Interpretación.

La videoconferencia se realizó en virtud de un nuevo concurso para personal lingüístico a celebrarse en el primer trimestre de 2020, con el fin de informar sobre el examen y las posibilidades laborales en Naciones Unidas. Quienes aprueben el examen, oportunamente, se tendrán en cuenta para cubrir vacantes en puestos de traducción (en Nueva York, Ginebra, Viena, Nairobi o Santiago de Chile), edición (en Ginebra) o redacción de actas literales (en Nueva York).

La videoconferencia estuvo dirigida a profesionales de la traducción y profesiones conexas, y contó con la presencia de alumnos y graduados de nuestra Escuela. Además de la USAL, participó también la Universidad de Puerto Rico y otros asistentes invitados por la Asociación Argentina de Traductores de Intérpretes – AATI, que se conectaron desde sus casas. Durante la charla se brindó información más concreta sobre el examen (requisitos y formato, fundamentalmente), haciéndose hincapié en que se requerirá el idioma inglés como obligatorio.

Los traductores de las Naciones Unidas han de tener un dominio absoluto de su primer idioma y un conocimiento excelente de al menos otros dos idiomas oficiales de las Naciones Unidas: árabe, chino, español, francés, inglés y ruso. Asimismo, han de ser capaces de redactar con un estilo cuidado, claro y correcto gramaticalmente en su primer idioma. Dado que muchos de los lectores de los documentos de las Naciones Unidas, sobre todo los representantes de los 193 Estados Miembros, trabajan en un idioma que no es el suyo, los Servicios tratan de traducir los documentos de manera que los puedan comprender con facilidad todas las personas que vayan a leerlos. También cabe mencionar que, aunque los textos generalmente se traducen para usarlos de inmediato, luego pasan a formar parte de los archivos históricos de la institución. Los frutos del trabajo de los traductores de las Naciones Unidas constituyen un legado duradero de la labor de la Organización.

Los servicios de traducción de las Naciones Unidas utilizan tecnologías muy diversas que les ayudan en su trabajo, como la herramienta de traducción asistida por computadora eLUNa y el sistema de traducción automática integrado en ella, TAPTA4UN. Sin embargo, la traducción al nivel que se exige en las Naciones Unidas sigue siendo una empresa fundamentalmente intelectual para la que se necesitan conocimientos lingüísticos y sustantivos profundos.

Los traductores de las Naciones Unidas están destinados en Nueva York, Ginebra, Viena, Nairobi y en las comisiones regionales de la Organización, que se encuentran en Addis Abeba, Bangkok, Beirut y Santiago, en función de su combinación de idiomas.

Debido a que el volumen de trabajo de traducción y procesamiento de textos del Departamento supera la capacidad del personal de la Sede y los demás lugares de destino, hasta un 25% del trabajo es realizado por más de 220 traductores externos, seis agencias de traducción y más de 60 procesadores de texto que trabajan por contrato. Cada servicio de traducción se encarga de externalizar ese trabajo, que consiste en documentación para reuniones, publicaciones y acuerdos jurídicos, entre otros tipos de textos. Asimismo, cada servicio controla la calidad de todo el trabajo que hacen los contratistas para cerciorarse de que tiene el nivel que se exige en los documentos de las Naciones Unidas.
 

Compartir: