Pasar al contenido principal

SECRETARÍA DE PRENSA
a/c Rectorado

Rodríguez Peña 752, C1023AAB
Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina
Tel. (+54-11) 6074-0522, ints. 2499 / 2444.

Tratado del Pilar 1820 – 2020

Según Fernand Braudel “para el historiador todo comienza y todo termina por el tiempo”. Entiende las distintas duraciones, solidarias entre sí, partiendo de las propias fragmentaciones que estas presentan. Esa comprensión que se desprende del acontecimiento, la coyuntura y la larga duración nos llevan a la relectura del pasado que se actualiza cada día. 

Por este motivo, reviste importante carácter encarar la conmemoración de los 200 años de uno de los tratados históricos que se llevó a cabo en el partido de Pilar, donde se encuentra el Campus “Nuestra Señora del Pilar” de la Universidad del Salvador, reviste de importante carácter.  

Nuestra Universidad, representada por las Facultades de Historia, Geografía y Turismo, y de Arte y Arquitectura, la Junta de Estudios Históricos del Partido del Pilar, la Universidad Austral, la Parroquia Nuestra Señora del Pilar, la Biblioteca Popular Bartolomé Mitre y distintas organizaciones e instituciones del Partido, programaron una serie de actividades que comenzaron con un ciclo de conferencias. 

El pasado 16 de julio, la Facultad de Historia, Geografía y Turismo cerraba el primer encuentro con la exposición del profesor titular, Dr. Alejandro Herrero, que contextualizó el Pacto teniendo en cuenta la organización republicana de las distintas provincias, inaugurando el espacio para la reflexión sobre la identidad nacional. 

Se destacó además la presentación del Dr. Carlos D ‘Agostini de la Universidad Austral, y la muestra de imágenes de planos, croquis y documentos del “Pilar Viejo” ofrecidas por Alberto Allindo de la Parroquia Nuestra Señora del Pilar, entre las que se resalta la licencia otorgada a López Quiroga para pedir la limosna para la construcción de la Capilla. Se hizo también hincapié como explicó la Prof. Silvia Villamagna, presidenta de la Junta, en el “espíritu pacifista” que el Tratado aportaba al contexto de guerra y crisis que marcó la historia de 1820.




 

Compartir: